Translate

viernes, 29 de abril de 2011

Contando (4): Expediente de una Doctora


Si uno habla de amor, tristeza, depresión o estrés… Aquí tienen a una especialista.


No lo soy desde que nací. De hecho, lo soy desde los trece años. Y todo comenzó por amor. Si. Me enamore por completo de alguien, un compañero de mi escuela, que al final resulto ser solo un idiota insensible junto con un desgraciado que, en esos días, solía acosarme desde molestarme en clase hasta el punto de hacer una llamada a casa fingiendo ser otra persona. Por suerte, tenía algo que existe las vacaciones de verano y me descargue de mi tristeza y bronca cantando canciones de Avril Lavinge a todo volumen y quemar todas las cartas que recibí de él.


Duro uno o dos meses teniendo que descargar esa bronca, hasta que conocí otro chico. Uno que esta fuera de mi alcance, uno que conocí por un foro y que se ha presentado como un mes de atraso, y resulta que vivía extremadamente lejos (Fuera de la Argentina). Pero antes del amor, surge la amistad. Fue un amigo para mí hasta que me enamore y ya sabrán como vino la cosa: Confesión (Le confesé y antes de que me dijera algo se me corto la internet), complicación (Ambos vivíamos muy lejos y teníamos cuatro años de diferencia. Yo catorce y él dieciocho) y aceptación (Eso ultimo está de más). Ahí creí, como una niña ingenua, que todo irá bien… Pero solo duro cinco meses y justo unos días antes de mi viaje de egresados… Corta conmigo con el pretexto de que no podemos estar juntos por la distancia.


¿Qué pasó ahí después de que me dijo eso? Sencillo… Termine llorando como si fuese el fin del mundo y no el viaje no me hizo olvidarme mucho del tema y menos en mis últimos días de mi escuela (Ese era mi último año de mi primera escuela). Eso sí que los llamaría años difíciles: Primero porque me encontraba fatalmente sola por ausencia de amigos y, segundo, porque me partieron el corazón dos veces.


Y entonces me pregunto… “¿Cómo pudo pasarme esto a mi?”, “¿Acaso soy fea?”, “¿Soy una total extraña?” o “¿Soy un bicho raro que nadie me quiere?”. Todas esas preguntas me autodestruían. Incluso la pasaba llorando todo el verano e incluso escribía poemas tan pero tan tristes que uno se ponía a llorar con ellos.


Y por si fuera poco, me entere más tarde que ese chico al que lo llamo “ex novio” resulta que es un completo mentiroso de mierda. Ya que todo este tiempo, parece que me ha estado mintiendo y utilizándome como una muñeca. ¿Ahora yo era una muñeca de trapo tirada a la basura? Pues así parece ser. Lo odie. Juro que lo odie tanto que me dieron ganas de romperle su cabeza dándole golpazos con la sartén o un bate de béisbol. Ahí fue cuando comencé a odiar a los mentirosos. Las personas que mienten a su pareja solo por ocultar algo que puede incluso lastimarles y hacerles llorar, se merecen castigo si se tratan de unos perfectos tarados sin cerebro.


Como odie a ese tipo de personas, mas a los pervertidos de cuarta… Pensé que ya no quedan hombres tan caballerosos. Pero… Uno se puede equivocar e incluso yo. Y apenas me di cuenta de eso en cuanto volví a estar de pareja.


Nuevamente fue amor a distancia, lo conocí de otro foro y casi estaba para matarlo cuando me hacía enojar en esos primeros días. Pero aún así, mas tarde, sin darme cuenta, me di cuenta que aún había hombres que al menos son caballeros de armadura, a pesar de que este me volvía loca por ser todo una persona tan “alocada” (Otra palabra discreta no encontré).


Y desde ese día hasta hoy, sigo con él. Paso tiempo pero ocurrieron cosas que ni uno podría comprender salvo el que lo vive. Y a lo largo del tiempo, he visto parejas felices, otras que rompieron y otras que nacieron. El amor a veces nos hace comportarnos de diferentes maneras.


Por eso, me especialice en el tema. Cuando un amigo mío me preguntaba o me pedía mi consejo acerca del tema, sea de pareja o de ruptura o de tristeza, simplemente examino su situación y le doy la mejor cura para responder a su pregunta.


Me convertí en una especie de doctora que intenta reparar corazones rotos o intentar de salvarlos.


Por eso, el que lee este blog y tiene algún problema de amor, de un corazón roto o de algo triste o estresante que esta para arrancárselo de su cabeza: COMENTEN EN ESTE TEMA Y PREGUNTENME LO QUE SEA. Y SI NO QUIEREN REVELAR SU NOMBRE POR X MOTIVO, PONGAN LA OPCION DE “ANONIMO” A LA HORA DE COMENTAR.


Por ahora… Solo espero que hayan muchos que estén felices con esa persona que tienen a su lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario