Translate

jueves, 24 de mayo de 2012

Reseña: "El fantasma de Canterville" de Oscar Wilde


 “El fantasma de Canterville” de Oscar Wilde

Editorial: Gárgola
N° de Páginas: 57
Precio: 30,00 $

Sinopsis
 “Hiram B. Otis se traslada con su familia a un castillo encantado en Inglaterra. Lord Canterville, dueño del castillo, le advierte que el fantasma de Sir. Simon de Canterville deambula por el castillo desde que este asesinó a su esposa, Lady Eleonore de Canterville. Pero el Sr. Otis, estadounidense moderno y práctico, desoye sus advertencias y terminan habitando la mansión, burlándose constantemente del fantasma debido a su indiferencia ante los sucesos paranormales”.


Opinión (Sin Spoilers)
 Es la segunda vez que me leo este libro, pero la primera vez que lo hago por disfrutar y no por obligación. Como verán, cuando tenía doce años, en séptimo año (Primer año de secundaria como se lo conoce ahora), mi profesora de lengua me hizo leerme El fantasma de Canterville para un examen acerca del libro. Después de eso, que desgraciadamente no me fue para bien en el examen, nunca volví a leer nada de Sir. Simon de Canterville o del autor, Oscar Wilde. Ahora, después de siete años, vuelvo a leerme el Fantasma de Canterville y está vez estoy en son de paz.
 Volviendo para reseñar, les cuento que la historia es corta. Demasiado corta porque es un cuento de tan solo siete capítulos y unas muy poquitas páginas. Pero a pesar de ello, lleva una trama muy interesante y “terrorífica” por así decirlo. Aunque la parte de terror… En realidad da más risa que miedo. Todo porque Sir. Simon es burlado por casi toda la familia Otis. ¡En serio!
 Mencionando a los personajes, la familia Otis son una autentica pesadilla, al menos desde el punto de vista del fantasma. El señor Otis y su señora son dos personajes que dan vueltas por doquier: Lo que quiero decir es que en un momento te caen bien y al siguiente te cae mal; y así sucesivamente hasta el final (Al final no me agradaron del todo como tomaron las cosas con Virginia). Después están los insufribles gemelos, Barras y Estrellas (Si, así se llaman. No es broma), que son los que van a sacarle de quicio al pobre fantasma. Luego tenemos a Washington, el hijo mayor, que por lo menos no es como los gemelos, pero si le guarda algún truco contra el fantasma y no se varé hasta más delante de la historia. Y finalmente tenemos a la joven Virginia, el único miembro de la familia que está “cuerda” y se apiada del pobre fantasma; que curiosamente fue uno de los personajes que me agrado de principio a fin. Esta familia representa la modernidad y la falta de aristocracia; no creen en el fantasma y le toman el pelo usando como armas “sus productos de limpieza” y las gastadas bromas de los gemelos. En cuanto a Sir. Simon, es un personaje que me cae bastante bien a comparación de la familia (Exceptuando a Virginia), tiene sus trucos para el espanto y el terror. Pero me da pena como lo tratan, pues en el fondo, este fantasma no es tan malo como parece y Virginia es la única que se da cuenta de ello. También hay mención especial de Cecil, el duque de Cheshire, que, a pesar de que ha sido como un secundario y tuvo participación en los dos o tres últimos capítulos, me ha caído bien y diré que es todo un hombre digno para Virginia.
 Por lo demás, me encanto. Me asombro leer como Sir. Simon recordaba algunas de sus “tácticas” de espanto y de matar. La mayor parte de ellas terminan dando resultado muerte y más muerte (Algo que intento con los Otis pero… ¡Epic Fall!). También quisiera mencionar que esta edición (La de Gárgola) contiene un extracto donde se habla del autor y hacen referencias acerca de la obra en concreto.
 Finalmente quisiera hablar del final. No es que no me haya gustado, todo lo contrario, pero me hubiera gustado saber que fue lo que pasó entre Sir. Simon y Virginia mientras se aventuraban al Jardín de la Muerte (Aunque nunca lo sabremos…).
 Sin duda alguna, El fantasma de Canterville es un relato que lo recomiendo para los que no quieren leer una lectura pesada, a los que les gustan los clásicos y para los que quieren humor con toque fantasmal.
 Eso sí, un consejo para los más jóvenes (Si es que hay alguien de doce o trece años que visite el blog): No lean este libro a las apuradas: háganlo dos o tres veces hasta que lo puedan entenderlo y si les gusto o no eso es asunto del lector.


Puntuación: 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario