Translate

lunes, 14 de octubre de 2013

Reseña: "El juego de Ender" de Orson Scott Card

“El juego de Ender” de Orson Scott Card

Saga: Ender´s Game #1
Editorial: Ediciones B
Sello: Zeta
N° de Páginas: 359
Precio: 79,00 $

Sinopsis
 “La Tierra se ve amenazada por la especie extraterrestre de los Insectores, unos seres que se comunican telepáticamente y que se consideran totalmente distintos de los humanos, a los que quieren destruir. Para vencerlos, la humanidad necesita de un genio militar, y por ello se permite el nacimiento de Ender, el tercer hijo de una pareja en un mundo que ha limitado estrictamente a dos el número de descendientes. A los seis años, Ender es reclutado para ser adiestrado en la Escuela de Batalla, una estación espacial donde los niños superdotados son preparados desde su infancia para dirigir la próxima guerra…”



Opinión (Sin spoilers)
 No tenía en mente leer libros de ciencia ficción este año o al menos eso pensé hasta que me topé con este libro: El juego de Ender. La única razón por la que decidí leer el libro fue porque no quería seguir un patrón repetitivo de lecturas o por el simple hecho de que mi curiosidad me ha ganado por decima vez en el año. Pero bueno, aquí me tienen a punto de contarles mi opinión sobre el dichoso libro.
 Empiezo a decir que estamos ante un libro que, posiblemente, sea lo más superrealista que he leído hasta la fecha. Nos encontramos con una trama que desde el principio se nos hace lenta y pesada; y que poco a poco va ganando potencia y velocidad hasta el punto en que nos engancha completamente. Me ha gustado mucho el mundo que ha creado Card y la forma en que se desarrollaba la historia. Aunque me hubiera gustado leer una clase de prologo antes de que diese por empezar el primer capítulo del libro, de todos modos vamos entendiendo de a poco el mundo que nos presenta.
 En cuanto a los personajes, no digamos que precisamente me he sentido conectada con todos. Se muestras dos clases de personajes que seguramente resaltan a simple vista: los niños que terminan entrando a la fuerza o por su propia voluntad a la dura realidad y los adultos que los controlan de una manera u otra. Entre todos ellos, nos encontramos con Andrew “Ender” Wiggin, un niño de seis años que lo
reclutarán para convertirlo en un destructor de unos seres llamados Insectores y en el salvador de la humanidad. También tenemos a sus dos hermanos mayores, Peter Wiggin y Valentine Wiggin que, junto con Ender, se convierten en una moneda. Peter sería el lado “oscuro”, ya que al principio nos presenta como un futuro “sociópata” y “asesino” por el mal trato que les da a sus hermanos menores. Ender sería el lado “luminoso” y el que hará todo lo posible por no convertirse en una réplica exacta de su hermano mayor. Y Valentine sería la del medio, el nexo que une ambos hermanos y la que tratará de equilibrarlos sea que adore a uno de ellos y al otro le tenga mucho cuidado. Sin duda, los hermanos Wiggin son los que llevan gran parte de protagonismo dentro del libro (Pero especialmente a Ender). En cuanto al resto, simplemente no los tomen de gran importancia y pasan de ser de principales a secundarios. Aunque admito que de todos ellos he odiado enormemente al coronel Graff, un hombre de lo más manipulador y al que desgraciadamente es que se lleva al pobre Ender hacía la destrucción de su tierna infancia. Realmente, casi pensé que Graff es una especie de villano o antihéroe. Pero no. Es un ser humano como todos los demás (no un insector precisamente).

 “- Bienvenido a la raza humana. Nadie controla su propia vida, Ender. Lo más que puedes hacer es elegir ser controlado por personas buenas, por personas que te quieran. No he venido aquí porque quiera ser colono. He venido porque me he pesado toda la vida en compañía del hermano que odiaba. Ahora quiero tener la posibilidad de conocer al hermano que amaba, antes de que sea demasiado tarde, antes de que dejemos de ser niños.”

 Valentine Wiggin

 Existen también los puntos flojos dentro de este libro y no son tantos para contar. Lo primero que he notado era lo muy descriptivo que era el libro en ocasiones, especialmente cuando narran las escenas de acción. Entiendo que esto es un libro de ciencia ficción y que necesariamente tienen que contar como es ese mundo “futurista” que nos presenta el autor; pero, a veces nos resulta tedioso. Lo que me lleva también la falta de descripción física, y también psicológicamente, de los personajes (tuve que imaginarme como eran todos ellos por los pocos datos que nos presentaban), lo cual podría haberse tomado la molestia de haberlos desarrollado un poco más a ellos dentro de esas 359 páginas. Lo segundo, y último a destacar, es el surrealismo. Vuelvo a repetir (y espero que sea la última vez que lo diga dentro de la reseña) que estamos ante un libro de ciencia ficción. Pero, ¿no es pasarse un poco en que un niño de seis años entre a una Escuela de Batalla y empiece a entrenar para combatir contra esos seres del otro planeta? Podría haber tolerado en que el chico tuviese trece o quince años, pero… ¿Seis? Es una locura. La verdad no me entra en la cabeza a un niño de seis años entrenándose en una especie de escuela militar.
 Son las dos únicas cosas que no me ha convencido del libro.
 Con respecto al desenlace del libro, puedo decir que fue un broche perfecto para cerrar el libro y que lo podría considerarse como un final cerrado. Sin embargo, existen tres libros más que continúan con la saga de Ender, por lo que tenemos más aventuras de Ender para un rato (y que espero que no saquen un quinto libro para variar).
 En conclusión, El juego de Ender es un libro que ha encantado pese al género que está dirigido y que haya unas pocas cosas que no me han convencido. Pero sin duda, este libro lo recomiendo para todos aquellos que quieran leer un libro de ciencia ficción o para variar un poco de sus lecturas o que simplemente quieran empezar con Card y no sepan por donde comenzar.



Puntuación: 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario