Translate

lunes, 10 de febrero de 2014

Reseña: "La boda" de Nicholas Sparks

“La boda” de Nicholas Sparks

Editorial: Roca
N° de Páginas: 296
Precio:

Sinopsis
 “Wilson y Jane Lewis llevan treinta años casados, tienen tres hijos y una vida tranquila, pero como ocurre en muchos casos, la rutina se ha instalado en el seno de la pareja y el romanticismo ha acabado por esfumarse.
 Wilson, que a lo largo de todos estos años se ha dedicado más a su profesión que a su esposa, se da cuenta de la situación y empieza a temer que la desidia les conduzca a un camino sin retorno, y por ello decide reconquistar a Jane y demostrarle que su amor por ella ha crecido con los años, preparándole una maravillosa sorpresa que hará coincidir con el enlace matrimonial de una de sus hijas.”




Opinión (Sin Spoilers)
 Aunque no fue el primer libro que empecé a leer este año, sino más bien el segundo, de todos modos se ha ganado en ser el primero en ser reseñado en este 2014.
 Saben que Sparks es un autor que suelo leer y que no me ha decepcionado hasta ahora; y este libro no es la excepción. En esta ocasión no nos encontramos con una historia de romántica en donde una pareja casada está al borde de perder el “romanticismo”. Aunque ya de entrada el protagonista, Wilson Lewis, se presenta y nos cuenta en tiempo pasado los sucesos que ocurrieron en una semana entera en plena preparación para la boda de su hija. Pero, a pesar de que ya de entrada nos muestra al hombre con su problema; a través de intervalos, nos cuenta su historia de amor con su actual esposa, Jane, que en ocasiones me ha resultado totalmente graciosa y me ha dado un poco de pena por el pobre hombre (después de todo, la mayor parte de sus planes que hacía con ella no le salía del todo bien que digamos).
 Sin embargo, pese a que nos cuenta como “reconquista” a su mujer; debo admitir que hubo momentos dentro del libro que se me hicieron densos. ¿Por qué? Simple: las escenas de las preparaciones de la boda. No digo que está mal que cuente con detalle como están organizando el gran acontecimiento del libro (es más, a mí me encantan las bodas), pero no podía evitar que la lectura se me hacía pesada y me moría más ganas de saber qué sucede con Wilson y Jane que leer eso.

 “Sentado a su lado en el sofá, supe que la amaba tanto como el día en que nos casamos. Ahora bien, al mirarla, al reparar quizás por primera en el desconsuelo con que apartaba la mirada, en la tristeza inconfundible que e le notaba por el modo de inclinar la cabeza, de repente comprendí que no podía estar muy seguro de que ella aún me amase.”

Wilson Lewis

 En cuanto a los personajes, simplemente están bien caracterizados como me lo esperaba. Wilson, nuestro narrador y protagonista dentro del libro, es un hombre casado que, desde el momento que empieza la historia, nos muestra su dolor ante la posible pérdida de amor por parte de su mujer. Aunque es comprensible que un hombre como él, que ha dedicado tanto tiempo en su trabajo que en su querida esposa o en su familia, termine dándose cuenta por un grave error que acaba de decepcionar a su esposa (no en proporciones épicas, pero un error como ese estaba para reventarlo de una patada). Pero a medida que avanzamos en la historia, vemos como es Wilson en dos aspectos: el del pasado, un hombre meticuloso y enamorado a su manera, y el del presente, un hombre preocupado y dando lo mejor de sí mismo para recuperar a su mujer. Luego tenemos a Jane, que es una mujer dulce, amable y que siempre se preocupa por su familia. Es evidente que estamos ante una mujer romántica y risueña, debido a la influencia de la historia de amor de sus dos padres. A pesar que la historia es narrada desde el punto vista de Wilson, nos presenta a ella como una persona maravillosa y totalmente inocente, sin que se dé
cuenta de lo que está pensando su marido y toda la gente que conoce.
 Tampoco pasamos por alto a los personajes secundarios que sería toda la familia de la pareja en sí; especialmente los hijos de la pareja (Anna, Leslie y Joseph) y el padre de Jane, un hombre que no pienso decir su nombre y que, realmente, aparta un peso tan importante dentro de la historia de Wilson.
 Esto último me lleva a decir una de las cosas más sorprendentes dentro de la novela: la novela está conectada con otra novela de Sparks y nada menos con Diario de una pasión. ¿Cómo? Digamos que me he vuelto a reencontrar con unos de los personajes más queridos de su primera novela. ¿Quién? Eso no pienso decir. Y segundo y última cosa más sorprendente del libro: el final. Sparks esta vez se ha lucido totalmente y me ha dejado con la boca bien abierta. ¿Cómo iba a saber que iba a darme un maravilloso desenlace?
 Le doy un aplauso por ese final. En serio.
 ¿Qué puedo decir? He podido disfrutar de la novela pese a las partes densas del libro. Espero poder leer otra novela de este autor este año o en un futuro. Sin duda, este libro se los recomiendo para toda persona romántica que quiera leer una “reconquista” de un amor y no se molesten en leer este libro sin antes de leer Diario de una pasión; es más, tienen toda la libertad del mundo en empezar a leer cualquier novela de Nicholas Sparks.
 Pero antes de irme, quiero poner una última cita del libro que realmente me ha calado y que, en parte, es cierto.

 “No estoy muy seguro acerca de qué pensar sobre el cisne y obre lo que vi esa noche, y debo reconocer que sigue sin resultarme nada fácil ser romántico. Es una lucha diaria por reinventarme, y hay una parte de mí que se pregunta si no ha de ser siempre así. Pero ¿qué más da? Me aferro a las lecciones que Noah me dio a propósito del amor, acerca de cómo mantenerlo vivo, y aun cuando quizás jamás llegue a ser un verdadero romántico, como Noah, no por eso dejaré de intentarlo nunca.”

Wilson Lewis



Puntuación: 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario