Translate

lunes, 26 de mayo de 2014

Reseña: "Comedias | Obra completa" de William Shakespeare

“Comedias. Obra completa” de William Shakespeare

Editorial: Debols!llo
N° de Páginas: 842
Precio: 149,00 $

Sinopsis
 “Por primera vez en lengua española, todo el teatro y la poesía de William Shakespeare al alcance de los lectores en nuevas ediciones de bolsillo. Comedias es el primer volumen de una colección de cinco que reúne las mejores traducciones contemporáneas, respetando el verso y la prosa originales. Un festín para los amantes de las buenas letras.”





Opinión (Sin spoilers)
 Estoy segura que la mayoría conoce algunas obras de este dramaturgo por las películas o libros basados en sus obras o sus adaptaciones a película. Pero seguramente se toparan con una obra suya que desconocían hasta la fecha y que por primera vez sepan de su existencia. Por suerte, Penguin Random House había sacado hace poco una recopilación de todas las obras de Shakespeare dividiéndolas en cinco volúmenes: comedia, tragedia, tragedia histórica, romance y poesía. En esta ocasión, empecé a leer las comedias del dramaturgo.

 “Pero la hombría se ha vuelto cortesía, el valor cumplidos, y los hombres son pura lengua, y fina, por si fuera poco. Hoy uno no es valiente como Hércules con solo decir una mentira y defenderla con juramentos. Y como no puedo ser hombre con solo desearlo, moriré de pena como mujer.”

Mucho ruido y pocas nueces

Mucho ruido y pocas nueces
 Nos introducimos en este libro comenzando con una introducción, luego de un apartado que habla acerca Los dos caballeros de Verona, La comedia de los errores, La doma de la fiera, Trabajos de amor en vano, Sueño de una noche de verano, El mercader de Venecia, Mucho ruido y pocas nueces, Como les guste (Trabajos de amor ganados), Las alegres casadas de Windsor y Noche de Epifanía.
de la comedia del dramaturgo – explicado por Andreu Jaume -, otro que nos cuentan sobre la edición del libro y, finalmente, una cronología aproximada de la obra de Shakespeare. Después de todo esto, finalmente empezamos a leer las diez obras que componen el libro:
 La mayoría de las obras que he leído me han gustado plenamente y ninguna me ha defraudado en lo absoluto. Algunas de ellas las leía por primera vez y habían sido simplemente entretenidas como me sucedió con Los dos caballeros de Verona o Como les guste. Otras que no las conocía y automáticamente las terminé recordando por alguna película basada en esas obras, de las cuales entran en ese grupo La doma de la fiera o Noche de epifanía. Sin mencionar que hay obras del dramaturgo que conocía por nombre desde antes y tuve la oportunidad de leerlas tal como Sueño de una noche de verano – que en muchas oportunidades escuché miles de veces el nombre la obra habiendo leído algunos libros que se basan en ella o directamente por sus personajes – o Mucho ruido y pocas nueces.
 Para ser sincera, de todas las obras presentadas en el libro, la única que he leído entera desde antes ha sido y siempre será El mercader de Venecia – una obra del cual me hicieron leer para un trabajo práctico en la escuela, que me había gustado bastante y que hasta ahora había sido una de las pocas obras que leí de Shakespeare antes de tener este libro. Pero después de leer todas sus obras restantes dentro del género de comedia, ya no puedo decir que sea la única obra que he leído. De todas las mencionadas, mis favoritas (y las que me han hecho pasar un maravilloso momento con la prosa de Shakespeare) han sido Sueño de una noche de verano, El mercader de Venecia, Mucho ruido y pocas nueces y Noche de Epifanía. Tampoco quiero dejar de lado las que me causaron tanta gracia y se ganaron una sonrisa de mis labios, que fueron nada menos que La comedia de los errores, La doma de la fiera y Las alegres casadas de Windsor. Aunque, por más que me cuesta reconocerlo, unas pocas obras fueron simplemente un mero entretenimiento. Este último caso lo he experimentado en tres de sus obras: Los dos caballeros de Verona, Trabajos de amor en vano y Como les guste. No es que no me hayan gustado, simplemente parecía que hubo situaciones un poco forzadas, en parte, medias absurdas o que me esperaba algo más de lo que me ha mostrado Shakespeare y que lamentablemente no se ha podido aprovechar.

 “Y volvería a jurar todo lo dicho,
 y en lo cierto del alma guardaré lo jurado
 como su fuego guarda ese globo brillante
 que el día separa de la noche.”

Noche de Epifanía

Sueño de una noche de verano
 Si hay algo que me ha molestado en la lectura de este libro y que no por ello significa que perjudique en parte la puntuación ha sido el hecho de que el nombre de Robín Goodfellow, o mejor conocido por muchos como Puck, uno de los personajes de Sueño de una noche de verano, le hayan cambiado el nombre a “Coquito”. Es decir, he escuchado de Puck en boca de muchos y recuerdo perfectamente bien que las dos únicas ediciones que tengo de Sueño de una noche de verano se refieren a Puck como Puck, ni otro nombre más. Así que en parte me he descolocado mucho al ver que “Coquito” se refiere a “Puck”. Pero por mí, Puck siempre será Puck o Robín Goodfellow.
 Ahora sí, después de expresar abiertamente lo de Puck, finalmente puedo decir mis últimas palabras ante esta reseña. Sé que todos han leído alguna obra de este dramaturgo en algún momento de su vida, pero yo creo que hay momento en que “realmente” debemos empezar a leer las obras de Shakespeare siempre y cuando el motivo no sea “para hacer un trabajo práctico en clase”. No sé ustedes, pero para mí ese momento me llegó y es hora de que empiece a leer las obras del dramaturgo. Pero por ahora, me conformo por haber leído toda su parte cómica y me satisface decir que lo he disfrutado a pesar de todo.
 Y finalmente me queda decir…

“Con a todos, buenas noches.
 ¡Palmas, señores!
 Si soy vuestro amigo,
 y Robín hará como digo.”

Sueño de una noche de verano



Puntuación: 4 

No hay comentarios:

Publicar un comentario