Translate

lunes, 16 de junio de 2014

Book Review: "Charlie and the Chocolate Factory" de Roald Dahl




“Charlie and the Chocolate Factory” de Roald Dahl

Saga: Charlie Bucket #1
Ilustración: Quentin Blake
Editorial: Puffin Books
N° de Páginas: 190
Precio: 118,00 $

Sinopsis
“Charlie Bucket loves chocolate. And Mr. Willy Wonka, the most wondrous inventor in the world, is opening the gates of his amazing chocolate factory to five lucky children. It´s the prize of a lifetime! Gobstoppers wriggle sweets and river of melted chocolate delight await – Charlie needs just one Golden Ticket and these delicious treats could all be his.”




Opinión (Sin spoilers)
 Pasaron diez años desde que leí por primera vez Charlie y la fábrica de chocolate y ahora, después de todo este tiempo, finalmente volví a leer el libro en su idioma original.

 “The one thing he longed for more than anything else was… CHOCOLATE.”

Charlie and the Chocolate Factory, page 16

 No creo que este libro necesite presentación como para saber de qué va, me apuesto a una deliciosa barra
de chocolates que todos habrán escuchado la historia de Charlie Bucket y de la fábrica de chocolate del
señor Willy Wonka. Sin embargo, para los que nunca han leído el libro (siempre habrá alguien que no ha leído un libro que la mayoría conoce desde la más remota infancia) o no han visto ninguna de las dos adaptaciones a película del dichoso libro, pues…
Charlie Bucket y su abuelo Joe
  Charlie y la fábrica de chocolate, tal lo conocí principalmente de niña, cuenta la historia de un joven de clase pobre llamado Charlie Bucket, un niño que ama el chocolate como si fuera lo más rico del mundo, que vive en una pequeña casa de madera junto con sus padres y sus abuelos. Un día, se expande la noticia que el señor Willy Wonka, un gran inventor y dueño de una fábrica de chocolate, decide invitar a cinco niños a que visiten su famosa fábrica. Para ello, tendrán que buscar un boleto dorado, del cual estará escondido entre tantas barras de chocolate del mundo. Y eso es lo que necesita precisamente Charlie para estar a un paso ante las puertas de la misteriosa fábrica de chocolate del señor Wonka.
 ¿Satisfechos con este resumen?
 Pues si eso no les convenció en leer el libro, pues las siguientes puntos que indicaré pueden que les hagan cambiar de opinión (y una barra de chocolate gratis incluida ¿?).
 Número uno: Tiene la pinta de ser un libro infantil y no tan infantil como uno se lo imagina. Es decir, de niña disfrutaba como una enana con tan solo las ocurrencias de la fábrica de chocolate o me maravillaba ante la cantidad de golosinas que inventaba el señor Wonka y, sin darme cuenta, también tiene su lado moralista. Cada vez que leía un capítulo dedicado a la fábrica o uno de los niños afortunados de haber obtenido el boleto dorado o leía una de las canciones entonadas y cantadas por los Oompa-Loompas, he podido ver los defectos de cada uno de los niños, ver las consecuencias de sus actos y que, a todo esto, nos encontramos con una gran lección de la vida, sea, por ejemplo, sobre la avaricia o la malacrianza de un niño. Eso es un punto importante que he notado en el libro y no lo he visto durante estos diez años.
Mr. Willy Wonka y Charlie Bucket
 Número dos: Encontrar particulares personajes con rasgos y caracteres que los definen desde un inicio. Dahl logró crear y dar forma a unos personajes que no he olvidado por los años de los años. Entre todos ellos, me quedo con el señor Willy Wonka, el excéntrico y divertido dueño de la famosa fábrica de chocolate, Charlie, nuestro pequeño gran héroe dentro de esta divertida historia, y el abuelo Joe, un viejo anciano con sus grandes sueños y esperanzas de ayudar a su querido nieto (Charlie). También están los personajes tan pretenciosos y odiosos desde Augustus Gloop, un niño avariciosamente glotón, hasta Veruca Salt, una niña tan espantosamente malcriada al igual que su nombre (¿Quién le pondría un nombre así a su hijo? Ah, claro… El señor y la señora Salt).
 Número tres: Un libro bien acompañado por unas más acordes ilustraciones. Es bueno saber que muchos
libros de Dahl vienen acompañados por ilustraciones. ¿Y quién fue el afortunado ilustrador de la mayoría de los libros de este hombre? Quentin Blake. Un trazo simple, sin ser demasiado pretencioso y detallista, las ilustraciones vienen bien acompañadas y reflejan claramente las escenas y los personajes que nos muestra Dahl dentro del libro.
 Número cuatro (y la más importante de todas): ¡CHOCOLATE! ¡CHOCOLATE! ¡Y MUCHA DOSIS DE CHOCOLATE! De acuerdo, no. Pero hay que reconocerlo… ¿Quién en su sano juicio no se tentaría con tal de leer una historia que tenga que ver con dulces? ¿Caramelos? ¿Chicles? ¿Y, especialmente, chocolate?
 En fin, yo por lo menos tuve la suerte de que me hicieran leer este libro como una lectura obligatoria para el colegio. Aunque…

Yo a los 11 años cuando me dijeron que me hacían leer
Charlie y la fábrica de chocolate

 Hay que reconocerlo: desde que leí el titulo dejé de caer mucha baba.

 “Charlie picked it up and tore off the wrapper and suddenly… from underneath the wrapper… there came a brilliant flash of gold.
 Charlie´s heart stood still.

Charlie and the Chocolate Factory, page 64

 Después de todo lo que dije, seguramente ya estarán tentados en leer este libro. ¿No? Después de todo, Charlie and the Chocolate Factory es un libro que podemos apreciar su lectura aún después de pasar la niñez. No sé ustedes, pero yo muero por leer más libros del señor Dahl.


Puntuación: 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario