Translate

miércoles, 2 de julio de 2014

Book Review: "Charlie and the Great Glass Elevator" de Roald Dahl





“Charlie and the Great Glass Elevator” de Roald Dahl

Saga: Charlie Bucket #2
Ilustración: Quentin Blake
Editorial: Puffin Books
N° de Páginas: 190
Precio: 106,00 $

Sinopsis
“Charlie Bucket has WON Willy Wonka´s chocolate factory and is on his way to take possession of it. In a great glass elevator! But when the elevator makes a fearful whooshing noise, Charlie and his family find themselves in splendid orbit around the Earth. A daring adventure has begun, with the one and only Mr. Willy Wonka leading the way.”





Opinion (Sin Spoilers)
 Una de las cosas que no he sabido en años y que supe hasta el día de hoy es la existencia de la segunda parte de Charlie y la fábrica de chocolate que no es nada menos este libro. Charlie and the Great Glass Elevator, o mejor conocido en español como Charlie y el gran ascensor de cristal, es la continuación de las aventuras del pequeño Charlie Bucket después de su aventura en la fábrica de chocolate del señor Willy Wonka.
 Una pequeña advertencia a todos los que se les ocurra leerlo antes que su antecesora: la historia de este libro transcurre JUSTO después de los sucesos del libro anterior, por lo que les recomiendo encarecidamente que, antes de leer Charlie and the Great Glass Elevator (Charlie y el gran ascensor de cristal), lean primero Charlie and the Chocolate Factory (Charlie y la fábrica de chocolate). Quedan advertidos.
 La trama de esta segunda parte es realmente más hilarante que la primera. Es decir, ¿quién iba a pensar que Charlie, Willy Wonka y toda la familia Bucket termina yendo, de manera accidentada, al espacio exterior gracias al gran ascensor de cristal? Bueno, ya me imaginaba que ALGO iba a suceder con el ascensor de cristal… ¡PERO NO UN VIAJE AL ESPACIO EXTERIOR! ¡Por todos los cielos! Encima, por si fuera poco, terminan yendo a un hotel espacial y dentro de todo esto termina involucrado el presidente de Estados Unidos, Lancelot R. Gilligrass, su vicepresidente, la señora Tibbs (que anteriormente fue su nana… Osea… What?!), toda la casa blanca, el país entero e incluso el gato del presidente norteamericano, Mrs. Taubsypuss. Y si eso no bastaba tenemos la participación de los Vermicious Knids. ¿Y que son esos Vermicious Knids? Son marcianos con forma de huevo y que tienen pinta de ser papa molida.


Los famosos Vermicious Knids (no es exactamente la ilustración que
aparece en el libro pero esta cerca de serlo).
 Ósea… Really?

 Y yo me pregunto cómo es que Dahl se le haya ocurrido algo como esto. Ni hablar de la sucede en la segunda mitad del libro que ahí la trama cambia a un giro de 180° gracias al cielo, aunque de todos modos no deja de ser tan irreal.
 Los personajes siguen siendo los mismos de siempre, exceptuando las apariciones estatales del presidente Gilligrass, su ex nana, toda la casa blanca y demás. Por lo menos conocemos un poco más a la familia de Charlie (especialmente a los abuelos Georgina, George y Josephine que darán mucho juego durante todo el libro) y veremos a un excéntrico Willy Wonka audaz, valiente, bromista (del cual me ha dejado a cuadros con la jugarreta que hizo en su viaje al espacio exterior) y varias facetas más que no he visto en el primer libro. ¡Oh! Y no nos olvidemos de los queridos Oompa-Loompas que no por nada son tan esenciales en el libro al igual que sus canciones.
 Por último, mención especial al ilustrador Quentin Blake que ha hecho en esplendido trabajo con sus ilustraciones: sencillos y bien caracterizados. Sé que este hombre ha ilustrado casi todos los libros de Dahl (menos uno que en este momento no me acuerdo precisamente del título), así que seguramente no será la última vez que vea sus ilustraciones en un libro de Dahl. No, señor.
 Solo me resta decir que si quieren embarcarse a las andanzas del pequeño Charlie y Willy Wonka y leer Charlie y la fábrica de chocolate no les bastó…
 ¡Pues atrévanse a leer este libro y aventúrense con el gran ascensor de cristal!




Puntuación: 4,5