Translate

martes, 19 de agosto de 2014

Resurjo solo para decir...

 Estoy bien.
 Yo me encuentro bien.
 Él no.
 Mi amigo no está bien.
 Hace tres semanas supe que él no se encontraba bien. No quiero dar explicaciones totalmente específicas, mucho menos dar nombres, lo único que puedo decirles es que enterarme de que un amigo mío lo han internado a un hospital y que no podré verle por un largo tiempo me ha dejado completamente destrozada. Seguramente a tal punto en que mis ganas de escribir se hicieron muy nulas durante las dos semanas que siguieron.
 Ahora me encuentro bien pero en el fondo muy preocupada por mi amigo. No puedo verlo porque un maldito océano nos distancia por muchos kilómetros y, económicamente hablando, no tengo plata suficiente para comprarme un pasaje de avión.
 Que mierda.
 Seguramente para los que leen esta entrada seguramente se esperaban que volviese con una reseña o con una de mis entradas semanales después de muchas semanas ausentes a causa del mundial del futbol y de mi prima. Pero la verdad es que no estoy con las ganas de retomar con el blog.
 Tengo vida más allá de la red y la verdad es que necesito realmente un descanso para despejar mi mente, de no estresarme y, principalmente, para no estar llenándome de remordimientos.
 Probablemente retome el blog para los últimos días de septiembre o a principios de octubre. Pero espero que para ese entonces me encuentre mejor y que esté REALMENTE bien.
 En fin, si llegaron hasta aquí les doy las gracias por bancarme en todas las ocasiones que me he ausentado y espero que me comprendan.




Hasta pronto.